diego leonardo

Ojo

Pareces un pez
atravesando soledades
eres uno de esos luceros 
que abre la puerta de la forma
y la luz de los sentimientos


Eres el bandido rechazado por la parca 
la mano derecha de todas las manos
el ejecutor del juez
el brillo del aviador

Sueñas en reversa
avisoré reservas de impalas
oníricos
perfecto circulo
me siento en tus reposos

me averguenzo de ti
por translúcido 
y te traigo ofrendas de deleite

aclara las pestañas de mi alma
llénate de sol
inunda de lluvia tus maravillas
canta feliz tu corazón

Escampa de poesía
vamos a llorar
sobre la hoja recóndita 
en alta mar
donde los días encienden tu fulgor 

veo que eres una joya,
un cristal 
que sujeta la luz en sus entrañas
y las llena de profundidad

iridescente arcoiris
nace el fractal entre la mata
el rocío refresca mi amor

escondido llego a tu rancho
duermes en un agujero
junto a tu vestido
las flores exhalan suspiros

ojo
llévame de aquí
muy lejos
al centro de tus fantasías

ojo
vamos a caminar
hacia dentro
marcha atrás
escaleras cipós
enredados al cielo van

ojo
flor de toda estación
húndete en las raíces del sentimiento mayor

si el olvido existiese tu ya lo habrías olvidado

sabes contar hasta cien
sabes hablar
sabes confiar en él
besas la paz

nadie te ve realmente
reversible bolsillo lleno de agujeros
por donde se filtran los sueños
lleno de estrellas fugaces
y opalinos colores

enroqué con el sol
eclipsando perlas
que tras el río aprendieron a caminar. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.