RICARDO ALVAREZ

LUNA REPLETA



 

 

 

La luna se durmió repleta

de luces, de cielos largos.

De aguas de lluvia ensanchada

 

su embarazo lucía a pleno,

tan blanca la absorta me miraba

desde el domo del camposanto.

 

En la espontaneidad de la escena

se estremece el corazón entero

y las palomas del campanario

 

Parece un sol de crines longas.

Vaga su velo trasnochado

vestía la piadosa laminillas en bordado.

 

Ah, no te muevas astral esfera

y con tus labios de plata besa

la cándida virtud de arboles talados.

 

Distendida será su leve tristeza

en la senda añil de las acacias

no tuerzas la paz de pájaros arcanos.

 

Misterio ambarino de azucenas

sobre sus pétalos canta la calandria

armoniosas melodías de pastoril campo.

 

Sosiego de aromas dormía ovillada

posada en un nidal de montaraces palomas

construido en los valles altos.

 

Caminemos al pié de la arboleda

junto a su marcha partidaria,

no creas que lo agreste no se desplaza

cuando el jilguero por su gola pía.

 

Hoy es distinta su cristalería

de espejo que refracta en los lagos

 

vibran las aguas planetarias

ante la inmensa luz proyectada en su cara.

 

Si cotejo su faz con absorta visión

no he visto tan colmado

su plenilunio de alba,

suelta mi canal una grácil lágrima

con percepción de alcor sesgado.

 

 

 

 

De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS- a publicarse julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU

Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.