yito

Yo no…

 

                                          (realizado con un poco de ironía)

 

Dicen merecer los pobres

el comer todos los días

pues que pidan al mesías

que yo no suelto mis cobres.

Al correo con los sobres

que ensombrecen a la vida.

La pena no es bienvenida

con más razón si es ajena.

Cada cual con su condena

hasta alcanzar la partida.

 

No digan que en mi hay maldad

ni renieguen de su suerte

pueden desearme la muerte

por no ver su realidad.

La noche a la claridad

no le niega su destino.

Piensen y entren a hilar fino

si están buscando un consuelo

que no habita en este suelo

quien al agua vuelve vino.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.