RICARDO ALVAREZ

1- ELECCIÓN DE TU VIDA 2- EL CONDENADO



1- ELECCIÓN DE TU VIDA

 

De resolanas y ardientes crepúsculos hasta la tierra

que pisas, larga cola de fuego en el ápice de su llama fatal

ardiente como brasa de leño te envaina, delicado capullo,

beneficiaria del día desnudo te vez como rosal púrpura

en potestad astral de la noche en su feudo absoluto.

 

De colinas bajas, desvestida de abalorios y engarces,

solo tu piel sustancia volátil sin peso te sumerges

en las aguas de mis lagos aturquesados.

 Por mi cuerpo pasas cascada de sangre bendita,

toda entera pareces un labio de miel diluida en mi boca.

Danzante figura trasvasas horizontes de flamas moldeada en arcilla

como el pan horneado que recoge la artesa.

 

Es el color de tu forma y tus sabores tal como te han concebido,

esclava del día postergado, mujer de acaramelados resaltos,

fanal de proyección solar al mediodía, beso que impregna la copa

del vino, a mi paladar  vienes con actitud de entrega,

son mis belfos en gentil oferta las últimas uvas de la cosecha.

A contraluz nítido, glauca fluorescencia abejorro de luz constelada

en redor mío giras con tus alas de grandes raíces te aferras a los panales

en mi pecho de sacristía.

Pero son mis plantas que resisten el golpe salino de oleaje en la bahía cuando los peces del agua penetran mis redes submarinas.

 

Cautiva estás en las celdillas del alma, y mi alma es una saeta

que se inflama en el instante culmine de forestal armonía,

Cedros y alerces lentamente desenlazan sus hilos,

dúctiles peinetas arrastradas por brisa en ambiente de canales

la luna sigue su antípoda camino y rota en círculo  errante

cercanía velada de altas estrellas colgadas al poniente en espera de gracia.

 

Aquí sopla un vendaval y desliga un brizno áureo al cabello que acaricio.

Creces y enmarañas mi visión con claros oscuros tu silueta, poblada

de algas son tus caderas territorio de mi vida,

Eres en la génesis de mis sueños la más bella flor que despunta,

gloriosa fertilidad, breve juego de tus ojos faz luminosa,

tu cuerpo es gleba, plantar de labranza, culto de vendimia

magnitud imantada las leyes de tu boca nos aparean.

Candela que a la luz solar nutre, hiedra azul de pérgola clandestina,

oculta estás a la mirada de tu forma que la diversidad envidia,

soy elección de tu vida, tengo las llaves mágicas de tus aceitadas cerraduras.  

 

 

 

De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS- a publicarse julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU

Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

----------------------------------------------------------------------------------------------

2- 

 

 

EL CONDENADO

 


Sin Dios

y sin playa. 
Sin una horizontal raya 
de panorama en la visión. 
Dentro de la vertical de los metales, 
ciego de luces en su diminuto espacio 
el aire empobrecido respiraba ahogado 
aroma a flores plásticas sin nombres. 

Rescata los recuerdos húmedos de su amada 
que sobrelleva en lontananza su vida cautiva. 
Del tiempo del parral era su pelo de ambrosía 
que aliviaba la pena en su mirada extraviada. 
Aceptó la condena entre barrotes oxidados 
al momento que evocaba sus manos alucinado. 
La luna compañera se recostó a su lado, 
mientras recuperaba fragmentos de soles, 
cartas plagadas del amor de quien lo amaba 
y un sello de lacre en dos rojos labiales. 

Un día desenredando el hilo de la vida 
lo halló con maligna sonrisa la guillotina
.

 

 

 

De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS- a publicarse julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU

Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.