mamifero

desiderata

 

 

 

 

 

 

ahora que estamos solos


puedo hablarte


de la luna que se adormece a tus pies


del obscuro de la noche y el cafe (*)


del amargo de la vida...

 



de todas esas navidades y una noche buena...

 


de ese silencio perenne...

 



no hay fuegos artificiales esta noche...

 



solo el agua que corre


lentamente


calle abajo...


como el llanto silente de una estrella...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.