Oceánide♡

Fuego viejo

 

Todavía me acuerdo,
no se olvida el primero.
Poco es el tiempo,
pero se siente eterno.

Mordiendo su hombro
fue como conocí el infierno.
Observando su piel
caí de lleno en el cielo.
¿Cómo explicar que su cuerpo
pudo ser ángel pero también fuego?

El invierno llegó
cuándo el amor se apagó.
Cenizas que no encienden,
miradas que no se entienden.
¿Cómo pudiste irte
cuándo recién comenzó?
Tenía tanto para darte,
tanto amor y calor.

Negros sus ojos,
también su cabello,
tatuajes nuevos y viejos.
Era realmente perfecto.

Mi tipo de hombre,
hoy lejos te tengo.
¿Piensas en mí?
Te pienso el día entero.
¿Dejarte ir?
Es lo que más quiero.
Cada noche te sueño.
Y en cada uno de ellos,
lo intentamos de nuevo.

Este fantasma tuyo
me quema por dentro,
dolor y frustación
es todo lo que siento.

Tal vez eso del clavo
que saca a otro clavo,
sea cierto...
Pero nunca lo sabré,
por que ni siquiera lo intento.
A veces me miento,
y digo que no te espero.
Y me enojo de nuevo,
qué ingenua me veo.

El que quiere, está.
El que no, se va.
Pero si fuera por mí,
sólo la eternidad
nos hubiera puesto un final.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.