Ángel Ladera

Reptilia

¿Qué se han creído estos dinosaurios encorbatados?

Vienen aquí con sus brazos cortos

agarrando harto.

Vienen clamando tiempos mejores y ese espíritu indomable

se domestica fácilmente si observan color verde.

Y bueno nosotros,

nosotros estamos adoctrinados de antemano

para que aquéllo nos parezca normal.

Por supuesto,

¿qué van a robar si plata tienen ya?

Gracias a ese pensamiento

vuelve hambriento el pueblo a su hogar

después de una jornada más de esclavitud,

porque otra cosa no es,

y lo peor es que seguirá siendo normal.

Pero aún hay tiempo de despertar;

el problema es que nadie parece querer

salir de este maldito pozo al que nos tiraron

contra nuestra voluntad.

¡Levántate!

¡Extingamos a estos dinosaurios

que creen que pueden adueñarse de nosotros

con un pedazo de papel!

Comentarios1

  • Elizabeth Chacon Stevens

    Lamentablemente, nosotros somos los que elegimos a nuestros gobernantes y elllos son los que nos prometen el oro y el moro y al final cuando la necesidad embarga, el hambre se siente, las necesidades básicas no las tenemos - es allí cuando nos damos cuenta de lo que elegímos.
    Nosotros somos los que le permitimos adueñarse de nuestra voluntad, de nuestras vidas y de mantenernos a sus antojos.
    Si todos protestáramos, si todos nos uniéramos - la cosa sería diferente. Somos simples papelitos - sus marionetas.
    Sin embargo, no todo está perdido, es hora de levantarnos y sacar a los que no producen a favor del pueblo, de un país con un voto en las urnas. Un saludo y bendiciones.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.