Jingogano (Alejandro Tapia)

Sincronía

Sincronía

 

Los silencios entre amantes no son largos ni cortos.

Es raro, pero, sólo son dulces o agrios.

 Los silencios son las rebanadas de suspiros que nos dan de comer, en el reino esponjoso de los labios.  

O los podridos gusanos que roen y escarban desde la nuca hasta las tripas, y no se pueden detener.

Es en el ritual del afónico estar en medio de tu aliento mudo; que se desnuda el alma y con los ojos llenos de sentimientos se abre en canal tu diáfana silueta.

Pero el silencio es frágil, muy frágil, debemos buscar un momento perfecto: orilla de cristal, donde lo pondremos a reposar antes del final.

Lentamente va muriendo al ser interrumpido el mutismo sagrado de las seis de la tarde en tierno verano, con el frotar de hoja contra hoja y contra viento.

O en un páramo  habitado por dos, desnudos, ansiosos,  trazando con saliva los caminos del placer y al mismo tiempo desollando sin querer la piel del silencio que de perfume se satura, con el rose de cuerpo contra cuerpo.

Y contra la piedra el espejo.

Y contra mi lagrima el concreto.

Y yo sigo extrañando el silencio entre miradas y besos muy lindos y lentos.

Por eso confesemos que hasta en los silencios, los amantes se ponen de acuerdo.

Comentarios1

  • Amalia Lateano

    Es maravilloso como lo has compuesto. Me ha gustado...
    Saludos...

    Amalia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.