Santiago Miranda

Práctica del shock

 

Todo comienza con uno muy temprano
Desayunándose las noticias; asaltos
Y homicidios al azar, paranoia activa
¿Cómo comenzar bien el día? Continuar
Y en los buses repletos de piernas, brazos
¿Hay subjetividad ahí? ¿Qué puede ser pensado?
Uno se baja junto a su rebaño, y el que no
Corre de lado es dejado, hasta el metro
Donde todos se miran y no hay nada
Que mirar, paranoia activa ¿Cómo
Comenzar bien el día? Continuar

Hasta los puestos de trabajo
7 horas de mala gana, todo un tránsito
Y el que gana de tal trabajo, no se venir
Jamás frente a sus siervos será presentar
¿Cómo perdurar bien la tarde? Continuar
Antes que se enfríe la comida, fumar
Algo comentar al de al lado, algo escuchar
Continuar hasta la muerte de la luz

Y antes que se haga demasiado tarde
Para uno, arrancar de allí, al lugar
Donde uno espera conocer el descanso
Cenarse las noticias; asaltos y homicidios
Al azar, lo mismo de siempre ¿Cómo
Terminar bien el día? Cerrar los ojos
Continuar quizás amar quizás dormir
Quizás soñar, ya mañana será otro -idéntico-  día

Miércoles 17 de octubre
En un vagón desde cal y canto
A Vespucio norte: 8.05 8.14 am 
Santiago, Chile bien puede ser cualquier parte 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.