Joel Jaramillo

Cartas de un poeta 2

Parte 2

Sin dudar tus ojos escondían misterios,

que con tu sonrisa guardabas tesoros,

con tus besos refugiabas la profundidad del mar,

sin lamentaciones te perdí, fue lo peor 

aprendí a vivir pero no agusto 

te extraño en mis sueños

como el amanecer extraña cuando el sol

se esconde entre las fronteras,

porque vos podrías concede la paz mundial

a cualquier vagabundo que quiera paz

y a un escritor melancólico le otorgas 

amor, amor eterno y pasajero.

 

Parte 3...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.