Angélica Contreras

NO LO CONSIGO.


Entre la penumbra y la somnolencia,
dejé un libro, caer en mi mesa,
bebí uno, dos, tres,
quién sabe si diez tragos de mezcal,
y casi al terminar
descubrí el brillo de tus ojos,
intangibles y amorosos,
en el fondo de la botella,
como una sorpresa.

Debilitado en ti,
me dormí, a mitad de la madrugada,
me despertó el frío,
intenté cubrirme,
buscar otra cobija
y sobre mi cama
tus ojos volvieron,
se metieron en mi pecho,
inundaron mis arterias,
y volví a conciliar el sueño,

Querida mía, te fuiste de forma inesperada,
y quisiera desgranar la nostalgia,
estrellarla contra el piso,
porque desde que no estás, respiro,
sigo vivo,
y aunque te desee felicidad donde estés,
y anhele que te protejan bajo su abrigo,
olvidarte, cariño mío, no lo consigo.

Comentarios1

  • JAVIER SOLIS

    La decepción invita a la embriaguéz
    la borrachera la realidad desfigura
    y aunque olvidar o se consigue
    el brindis prosigue.

    Bnito poema mi gran amiga. Ls felicito
    Con mucho cariño
    JAVIER

    • Angélica Contreras

      Querido Javier, siempre agradecida contigo por la gentileza que muestras en visitar mi espacio y el tiempo que te das en leer mis poemas, deseo que te dejen algún mensaje bello. Abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.