Ale Zugu

Las horas del presente

Poéticamente él se enamoró de ella,

Jamás pensó en el futuro

Sólo en las horas que él podía regalar,

Pues su último suspiro se acercaba poco a poco.

No fue jamás su intención

Enredar su corazón

Sino encontrar ese mar en la

Distancia que su amor sufría.

No es más que cruzar el meridiano

Para llegar a su destino,

Mezclarían sus mundos

Jamás alejando las pasiones de ambos.

No renunciarán

Ya que cuando las hojas caigan de los árboles

Será su época perfecta

Para comenzar su historia.

Cuando pueden se susurran al  oído,

Se regalan momentos

Y un sinfín de historias…

No basta más que un señuelo en el cielo,

Un barco en el mar,

Para que su amor infinito

Se puedan contagiar.

Un libro en pedazos

Hará que su camino se endurezca

Y esa relación sea fructífera,

Porque son de ellos más

Que de todo el mundo,

No importará jamás lo que digan

Cruzar de  un polo a otro

De un país a otro,

Moverse para encontrarse porque

Poéticamente él se enamoró de ella

Mágicamente con una pluma

Y una canción le pidió

Que formara parte de su vida para

Siempre.

 

Ale Zugu

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.