Zoraya Rodríguez (Águila de Luz)

**~El Zombie Solitario - Cuento Corto~**

Mientras más camina por el llano. Se dedicaba a creer más en los muertos. Por que él, era un muerto, o sea, un zombie solitario. Y se sentía tan solo, que aún, no percibía el instante en decir adiós. Entonces, se barrió en el suelo, como toda nieve en el camino. Y esquió como todo un deporte de esquí.

 

Un joven apuesto le pregunta:

 

-“¿Qué tal, zombie solitario…?”-,

 

Y el zombie lo mira asombrado y le dice:

 

-“¿Usted habla conmigo…?”-,

 

Y el joven apuesto le dice:

 

-“Sííííí….”-,

 

Y el zombie mareado en el suelo:

 

-“Pues, yo no a usted…”-,

 

Y el joven apuesto le riposta:

 

-“Pues, yo síííí…”-,

 

El zombie solitario navegó con todo esquí por el suelo… Y, más aún, quiso ser ése que nunca quiso ser. Y, además, quiso ser ése muchacho apuesto y de belleza natural. Cuando le dice el zombie al apuesto joven:

 

-“Yo quiero ser tú…”-,  

 

Y el joven vió el cielo abierto y le dijo:

 

-“Pues, y yo tú…”-,

 

Y más le dijo:

 

-“Que la belleza no es para siempre, y ha sido, más bien una maldición tener que ser hermoso…”-,

 

Y el zombie le dijo:

 

-“Pues, yo quiero ser usted…”-,

 

Y más le dijo:

 

-“Que ser un zombie también ha sido una maldición, pues, nadie me quiere…”-,

 

Los dos caminaron juntos y se intercambian vestidos, y traje de zombie, cuando los dos llegan a una situación indecorosa. Pues, nadie quería el zombie y al joven lo querían, pero nunca fue feliz.

 

Aparecen y se unen, otra vez…

 

Y el joven apuesto le dice:

 

-“Oye, ser zombie es chévere, pero, no me gustó, sólo un muchacho apuesto que me mira insistentemente dice que me quiere…”-,

 

Y el zombie le dice:

 

-“Yá es tarde, yo ví un zombie y me enamoré de él…”-.





      



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.