LuisMG

La transparencia del Ginkgo Biloba


AVISO DE AUSENCIA DE LuisMG
Entro y salgo... no puedo estar quieto.

Perfecta belleza.

Extracto de recuerdos.

Sanación, restitución.

Una seta mortal

en Hiroshima

te incineró, te ennegreció

y muchos creyeron te mató.

Resurgiste

como las cenizas del ave Fénix.

Floreciste

cuando todos te habían dado por muerto.

¡Venciste a la muerte!

No fuiste plantado 

por el hombre

sino por Dios.

Tengo el gran honor de conocerte

de tocarte, olerte, besarte.

Resides muy cerca de mí,

tan cerca de mi corazón,

más cerca que cerca aún.

Me he enamorado

de tus raíces, de tu tronco, de tus hojas:

bellas estampas verdes

entre cielo y tierra.

Bello árbol.

Quien ose talarte

me mata.

Siempre creces majestuoso

en tierra sagrada.

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Luis quien ama a la naturaleza, ama la creacion, y es muy bello ver el homenaje que tu le haces, a este arbol ancestral, que quiso perdurar en el tiempo.-
    Me encanto leerte.-
    Un cordial saludo.-

    • LuisMG

      Gracias Ana Maria. Me han encantado tus palabras y el que te haya gustado tanto el poema. Me apasiona la naturaleza y en cuanto puedo me escapo a ella a recibir un baƱo de bosque, muy en auge en este momento.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.