Patricia Aznar Laffont

GOTÁN TRISTE


AVISO DE AUSENCIA DE Patricia Aznar Laffont
Amigos, m3e hacen mucho mal las Fiestas, recuerdos , ausencias...
Nos volveremos a leer después de Año Nuevo.
Felicidades!!!


Eras un  Nunca y un Siempre

el Sin Nombre, o algo así.

 

Eras como una especie de Olvido

donde guardaba mis ojos llorosos

mis recuerdos compartidos con vos,

(sólo con vos).

 

Eras mi amigo,

mi compañero,

mi confidente

y amante sin cuerpo

 ni boca que besar.

 

Con tu persistencia tenaz,

me ganaste galante y

estallaron una noche los perdidos astros,

y dejé atrás el silbido ululante

de pasiones perdidas y miserables,

y me atreví a llamarte:

Amor.

( ya no la conocía, esa palabra, mi alma,

se había borrado)

 

Pero por mi soberbia

que crece de tarde en  tarde,

inmanejable,

y en los siniestros Insomnios,

por mi espontaneidad casi infantil,

no recuerdo si fue

 un jueves o un viernes,

te perdí!.

 

Tanto dolor ya  no tiene esperanza.

 

Los fuegos de la noche, son Miedo.

 

Mi alma desenvainada, es la playa pedregosa,

vacía, hecha nudos,

 donde mis huellas se pierden

en la inmensidad frondosa

de los océanos que nos separaban eternos

y que se hicieron la Nada

por lazos antiguos y reencarnaciones soñadas,

lo recuerdas, Amor?.

 

 

Eras el  Universo del  Faro

donde alumbraba peremne  tu Luz.

 

Pero  esta rebelde y enferma, que fui,

que  soy y  seguramente seré;

perdió el amor de tus escritos,

tu compañía esperada anhelante,

cada mañana y por meses.

Tu dedicación.

 

Giro por el aire,

en danzas de duermevela,

en la textura de cristales y espejos rasgados

por el Tiempo,

destruida, sin voluntad,

distraída en tus recuerdos,

releyendo tus versos,

ensayando tu buen humor,

Tratando de aprender de tus Cátedras de Vida,

 tan desconocidas para mí!

 

Cuándo me perdonarás y volverás a mí,

Verdadero Amor?

 

He quedado tan sola y sin tus raíces que se hacen  lejanas

y en esta nave de vacío sin mástiles ni anclas…

 que no se diluye,

si no vuelves a mí.

 

Cada blanco camino que pierdo,

en agrietados sueños,

me llevan a vos, Amor Perdido.

 

Decime, es demasiado tarde, para pedir

nuevamente perdón?

 

(Sólo por una vez respóndeme, Amor!)

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.