Andres Kirk

Naufrago del pasado

Y rebusque en mi pasado

una memoria perdida

un desentierro ocultado

en el cráter más profundo

donde yace la oscuridad

mi droga más preciada

y aún así

la más dolorosa de todas

no se en donde se ha escondido

por ocho largos meses

la palabra “amor”

que un día intercambiamos.

Decir que nunca ni hasta la fecha

desde hace ya casi dos años

la he dejado de amar

y hasta la fecha

jamás he parado de llorar

tan confundido me siento

en una eterna soledad

el haber navegado

por estas aguas viejas

del inmarcesible pasado

y a la vez tan presente

me hacen dudar

de lo que hoy tengo en mente

tengo miedo de volver

al tesoro que ese día enterré

solo me hago daño

pensando en el ayer

como si fuera algo nuevo

lo que hoy nuevamente encontré

me hace muy feliz

después de tanto tiempo

poder coincidir

en unas cuantas palabras

pero tenebrosamente con ellas

revivo mis fantasías soñadas

como si el reloj

empezará a correr al revés

me duele bastante

el simple hecho

de solo hablarte

y a la vez me llena de misterio

de ganas de más

de más y de más

volver a recaer en la misma droga

que no necesariamente es mala

pero tal vez hoy no es hora

tengo unas ganas de recrear todo

porque reconozco

que en su momento

me sentí como el ave blanca

recién liberada

de su pequeña jaula,

como el agua

cuando se desliza suavemente

por una inmensa cascada,

como el diamante

cuando fue encontrado

por alguna primera vez

simplemente; enamorado

por primera vez,

solo me hago daño

rebuscando mi pasado

solo me hago daño

platicando triste ilusionado

y aun así,

me gusta,

que es lo peor de todo

cuando sabes

que por más que hayas navegado

que por más que te hayas alejado

y por más que te hayas renegado

en la misma equis de antes

reposa el mismo gran tesoro

y eso,

es lo mejor

y lo peor

de todo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.