Paulo González

Crisis

Tengo el ánimo decaído.

Me siento como si volando en un cielo gris

cayera en un abismo sempiterno,

Donde mi mente ya no es mente

sino una confusión lúgubre de pensamientos

y mi existencia una fatalidad 

hacia versos sin color ni dulzura.

Creo vivir ya de amargos sabores y paisajes nocturnos,

Los cuales reflejan la nostálgica alegría del pasado.

Aquel ayer, felizmente fortuito de la vida parece lejano 

parece el sueño borroso que jamás se ve claro 

y deja un vacío a la imaginación para llenar,

Esta, lo hace de forma sintética 

con nuestros propios deseos carnales

de bellos finales en atardeceres de arrebol.

Nada es así, volvemos a tomar aire en lo real,

volvemos a ver el cielo opaco donde nos atrapa la realidad,

Nos ata cadenas con peso de lamento

y nos da falsa libertad,

Que es corta, fría y de poco valor.

Aquí atesoramos lo incierto, 

talvez la incertidumbre dé otra visión de la vida

Pero la verdad es que sigues encadenado a ella 

y sigues dentro del mismo abismo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.