Al Duborg

Vuelvan caras mis derroteros

A la Flora del Pantano

le pido que vuelvan

caras mis derroteros,

progenitores y amantes

vestidos de marineros

retornaron al puerto

dos togas dos veleros.


Posada de mi Inocencia

de mis primeros sueños

luces de las veredas

escuela de aquellos tiempos,

predios de Independencia

mis amigos los libros viejos,

pelota que surca el campo

vamos camaradas traviesos.


Volantín que llevas al cielo

en tu sedal un telegrama

con las canicas salgo ligero

un trompo que silba y baila 

látigo que azota la cama

nos reclama el limonero.


Rebeldía tu llegaste

con ojos de libertad

morral que cabalgaste 

hasta mi pubertad

en busca del artesano

para cultivar la tierra

dejo la serranía sembrada

con mil lazos de amistad.


Las curvas del camino real

me regresaron cantando

de nuevo al medanal,

para seguir regando

con mis pasos la humildad 

inundaron el extenso erial

los versos de humanidad.


Aquel Hatillo lleno de juventud

fraterno y benevolente 

son coloridas pruebas su multitud

corto el viaje de adolescente

Alma Máter fue grande tu gratitud.

Árboles de horas inexorables

ilustraron las praderas

semestres que volaron 

pupitres saltaron fronteras

fueron momentos inolvidables.


Crepúsculo en los cafetines

con noches anquilosadas

adelante sol guía mi cuerpo

a espaldas los tres jardines

el arco iris de mis pisadas,

es abanico soplando el tiempo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.