Lucy Quaglia

Un Valentino

Un Valentino vino y se fue,

Se fue corriendo aunque de a pie,

Se escondió triste, se revolcó,

Lo encontró alguien, se lo estudió,

Lo puso arriba del corazón,

Le dio un besito y se lo guardó.

Alguna otra que dormitaba

Vio todo eso desde el balcón,

Pensó qué hacer con tanta gente

Si nadie busca sólo mi amor.

Mañana mismo será otro día

Con sol o nieve, con nube o flor,

Busquemos rosas, busquemos arte,

Danzas, canciones, ritmo y sabor,

Que se levante toda la tierra

Y que acompañe mi soledad

Con la comida hecha por hadas,

Hecha por magos viejos y nuevos,

Usando el pólen de la Afrodita

En los manjares que hacen los dioses

Que se divierten dentro del bosque

Del más allá,

Mientras Cupidos me mandan flechas

Para hechizarme el corazón. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.