VICTOR SANTA ROSA

SIN MOMENTO.

       SIN MOMENTO.

 

El café esfumó de nuestro momento,

como el tiempo se esfuma del anhelo,

así la sospecha se hace presentimiento,

pregón de lágrima, ansia y desconsuelo.

 

Más aquellos momentos quedan,

detenidos pero no en el tiempo,

sólo en el alma y el pensamiento

y aunque están.. No se esperan.

 

La vida es moneda gastada,

fraccionada en instantes,

que idos, breves y constantes,

se llevan todo, no dejan nada.

 

Quizá solo quedan recuerdos,

entre ansiedad de presencia,

pero los olvidos no lerdos,

borraran su magra existencia.

 

Sí. Sólo quedan remembranzas,

frágiles y sensibles al olvido

y rescoldos de aquel fuego,

un día por el amor encendido.

 

¡Cuántas ansias y añoranzas,

se consumarán en olvido!

 

Y se fue el tiempo en su instante.

… El amor no pudo llenarlo

y por más que quise retornarlo,

mi corazón estaba ya agonizante.

 

Y se quedó el café sin tiempo,

frío sobre la mesa y silla vacía,

sin vaho, sin aroma, sin aliento.

… Así de fría, quedó el alma mía.

 

Autor: Víctor A. Arana

(VÍCTOR SANTA ROSA)

Octubre 10 del 2018.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.