RICARDO ALVAREZ

1- NO HABLO DE ARTE 2- DORMIDA LA NOCHE 3- ENGENDRADO EL ACERO



1-      

 

 

NO HABLO DE ARTE

 

 

 

No hablo de arte

si digo que al títere empolvado

lo manipulan los hilos del amo,

hablo de planificar el forzado ensamble

en las piezas rotas del estropajo.

 

El protagonista con semblante

se expresa en su propio escenario,

coherente conjuga el discurso con el acto.

Cuando el hecho habilita el lenguaje

el símbolo irrita al cretino non sancto.

 

No es cuestión de acrobática suerte,

vivir es trascender la elección de la imagen

ficcionaria, los bordes ilusorios enigmáticos del mensaje

el receptor libre descifra la ruindad del símbolo

y prescinde del testigo y su fuente.

 

No hablo del clima en el tiempo

ni de la niebla, ni de cielos diáfanos

sino del derrumbe abrupto de las estanterías,

de arcanos fantasmas que golpean las costillas,

el grito profundo que expulsa el aliento horrendo 

cuando el espíritu desmorona su arquitectura.

 

La templanza fiel sostiene la hipótesis de la idea,

resiste la mudanza del invierno

el corazón caliente de flujo con bravura

No digo que el caníbal sea salvaje

por la imposición cruel del dictamen

si el imperio resalta el valor del hambre.

 

Tampoco hablo del embalsamado gobernante

ni de principados vergonzantes.

Más bien de payasos aduladores,

cortejos de aplicación Maquiavélica.

 

La dinámica del proyecto impacta las fronteras de la raya,

la grieta es transmutación fugitiva desvelo de murallas,

transparencia que irrita el diminuto cráneo del ladino.

La conjetura que proyecta el canalla es un débil suspiro

que la briza apaga, saudades insensatas, ágil lengua,

discursa fábulas promisorias,

sandeces fónicas de equilibrista perorata.

 

Los ingenieros de la nada son verdugos

destructores que mueren en sus propias tramas.

En toda escena vacía de contenido

el actor honorable no representa la actuación mal guio nada

de abyectos obsecuentes,

aposentados en sus empinadas atalayas.

 

El interprete captura la idea pluralista

y sobre una mesa de viento afable debate con el congénere 

las aristas divergentes,

confluyendo en lícita concordancia liman

asperezas,  líneas de paradigmas

donde ciertos trazos al encuentro convergen.

 

De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS- a publicarse julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU

Hecho el Depósito según lacom ley 11-723- registro de autores.

Todos los  derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Poemas de ricardo alvarez@blogspot.

---------------------------------------------------------------------

2- DORMIDA LA NOCHE

 

La noche se duerma

exhausta,

el día amanece

con brío lento.

La madrugada precipitó

lluvia en silencio,

como agua diáfana

y ruidosa golpeando

sobre el techo,

con gotas azuladas

movidas por ráfagas.

Las esferas del tiempo

se perdieron al piélago

de la tierra,

armando arneses

que sostuvieran

los cristales del cuarto,

antes que  el viento

gimiera entre los árboles.

Las casas armaron

sus portales reforzados

y los gatos de la oscuridad

quebraban huesos,

de pájaros adormecidos.

De su trino mínimo

quedó el eco en el ladrillo,

al estreno de la mañana.

en una cama

del barrio humedecido.

Estiro mi brazo

hacia un costado,

al envés de lo entumecido.

Antes que la palabra

despertara en tu boca,

se cruzó con mi boca.

Cuatro labios de infarto

anudados en silencio,

La sed se acrecentaba

de frotar los espasmos,

En un latido paralizado

se deshizo del tiempo

y su hora de olvido,

así dormidos entrelazados

con los dedos hasta

los huesos encastrados

un mimbre urdido

con los hilos de mi pecho,

y en las manos, un laurel enraizado.

 

 

 

 

De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS- a publicarse julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU

Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Poemas de ricardo alvarez@blogspot.com

Todos los derechos reservados a editorial palibro

------------------------------------------------------------------------------------

3- ENGENDRADO EL ACERO

                              

 

Hiero dulce y útil que del ilustre negro

pasas al rojo vivo soplante de la forja.

Entre los minerales te doblas en acodo,

en múltiples formas que potencias tus matices,

constructor de nidos, casas y edificios/

 

La mano del hombre te ha declarado

látigo de fuste que gime.

desde la noche apagada

cuando la tierra se hizo triste

 y la carne supo del fuego verdugo/

 

En la época minerales indignos

provocando torturas y gritos/

Toda la historia tembló desvencijada

en esas anclas que fuiste fondeo.

Te han usado como bisturí que lacera

sin reconocer  que con el carbón parieron al acero/

 

 

 

De "Fuera del tiempo"

Ed, PALIBROS Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

Publicado julio 2018-

Todos los derechos regisetrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.