A. Martinez

Noche.

 

Se gastó el color del día,
sobre las nubes,
una sábana oscura
se extiende con suavidad.

 

El paisaje lentamente
se duerme en mis manos,
y en la quietud,
te me subes a los ojos.

 

Tus labios susurran besos
que se pegan a la boca,
y la osadia de tu voz
me sacude el corazón.

 

Eduardo A. Bello Martinez
Copyright © 2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.