matias.p

Relato.

Me defino como un terco

Un nihilista y pesimista

Un revolucionario de la lógica

Con un odio a la estupidez

El amor no encaja en mi vocabulario

Y el querer no está en mis prioridades

Me asile del mundo

Buscando el sentido a la vida

Pero la realidad de la sociedad

Golpeaba con sus expectativas

Caí y seguí cayendo

Las drogas construían felicidad

Pero solo termino en esquizofrenia

Las voces de mi mente

Escupían la verdad

Con gozo y algarabía

Y la sonrisa de mi rostro

Ocultaba la oscuridad

Los fármacos combatían lo que solía ser

Y lo que soy combatía con lo que quería ser

Las paredes de mi habitación

Recuerdan los gritos de mi enojo

Y mis nudillos recuerdan

Las paredes de mi habitación  

Inspiración da el dolor y la tristeza

Pero cuidado con el amor a su arte

Pues el día que te falte la pena

La felicidad se sentirá incompleta

Mi mente añora descansar

Pero no hay descanso si no hay paz

Mi cuerpo añora el placer

Pero el placer conlleva sufrimiento

Aporía de la vida y su sátira

Pero los tiempos cambian

Dijo la historia que se repite

Una y otra vez

Ten miedo, ten cuidado

Porque el querer es verdadero

Y tarde o temprano

La estupidez nos llegara a todos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.