Josefina Bravo

¿QUÉ VASIJA QUIERES SER?

 

I

Cuando el alfarero con sus manos te esculpió

Lo hizo con un diseño especial

Reservando para ti una misión celestial

Que solo tú puedes completar

Para hacer su voluntad

Y podrás decidir: ¿Qué vasijas quieres ser?

Si te identificas con la vasija vacía

Es  porque  tu corazón se ha endurecido

Por todo lo que has sufrido

Por los avatares del tiempo

Pero el  alfarero con su poder

Puede transformar la dura  roca

En una vasija preciosa

Que le rinda gloria y loor

A tu dueño y creador

A mí amado Jesucristo

II

Si tu diseño se identifica

Con la vasija llena de aceite

Serás el precioso recipiente

Que contiene en su interior

El aceite de la unción

Que nos da el Espíritu Santo

Al  completar la  llenura

Que Dios quiere darle a tu ser

Puede compartir tu bendición

Con aquel que no tiene ninguna

Y  puedes ayudar a tu hermano

Para que su precioso cántaro

Sea  por fin  restaurado

Con el poder del padre eterno

Porque el  te dio el privilegio

De ser una vasija ungida

III

Si tu vasija te identifica

Con la vasija de agua

Es porque la palabra de Dios

Y la presencia de su Santo Espíritu

A hecho de tu corazón su habitación

Y al conocer la verdad

Podrás ayudar al sediento

Aquel que necesita del sustento divino

Del alimento espiritual

Que proviene del altísimo

Luego de conocer estas herramientas

Y compartir tus bendiciones con  tus semejantes

El agua se convertirá en el vino

Este vino representa el gozo

Al sentir lo grandioso

De servir y adorar

A Jehová de los Ejércitos

                                                              IV                                                              

A ti hermana querida

Jamás te des por vencida

En lo que Dios te ha prometido

Porque él te ha esculpido

                             Para ser una vasija hermosa                       

Pero para lograr tal cometido

Debes ser quebrantada

Y por el fuego ser procesada

Hasta ser una vasija de unción

Que contenga en su interior

El más preciado perfume

Que suba a su presencia

Convertida en bellas melodías

Melodías celestiales

Que mueven la mano de Dios

Para regalarme al mundo

Sus preciosos milagros

ENEIDA JOSEFINA BRAVO REALZA

POETISA DE JESUCRISTO

EL BAÚL-VENEZUELA

08/10/2.018.

08:55 A.M

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.