RICARDO ALVAREZ

1- UN LIBRO NO LEÍDO 2- HAZTE SOL CERCANO



 

 

 

           1-       UN LIBRO NO LEÍDO

 

 

Sin cesar retornas triste estoque de nostalgia,

cuando arde la crin del lívido crepúsculo sombrío

te ofreces como oropel de aplacamiento al alma solitaria.

Reclina humilde el individuo paciente su dolor del delirio,

 

ve que en la lontananza de espinas va oscureciendo,

Escucha el lamento mortal de los guillotes encadenados,

persistente regresas obnubilando al ser convalecido,

y al cerrarse la noche sabe que hay otro desencajado

 

que está sufriendo. Tiritando en caolines sin aposento,

absorto y mudo, tembloroso sismo de miedo inducido

huele el penetrante hedor del foso oscuro in crescendo.  

pletórico de ojos lóbregos y sensaciones de escalofríos,

 

asediado siente los témpanos del invierno crudo.

Al tráfago del tiempo enmohece como lirio

o se encorva profunda la espalda de cáñamo

Presiente que no hay signos de ser rescatado de su ruina.

 

Cuando los mirlos trinan entre ramas deshojadas

oscila su pensamiento en desvarío,

ve un cerco entre rejas herrumbrosamente ajadas

y ante la cámara mortuoria consuma los cirios.

 

Una ráfaga de hielo al pórtico golpea,

susurra en la abertura un claro crujido,

la visión es opacidad indecorosa,

en la parda cúpula el sol es amorfo, mordaz cretino,

cual si fuese libro no leído. En sus virginales páginas

sin grafema ni manuscrito, solo un herido trazo sin dibujo.

 -------------------------------------------------------------------------------------

 

2-

 

 

 HAZTE SOL CERCANO

 

 

Silencio en las fuentes

partidas tus palabras

hieren como la muerte.

Sino estas

que la vida me deje.

Pero si sientes que tus verdes

bosques se incendian

llueve en mi regazo

tu llorosa pena

y el verde nuevo renovará.

 

Hazte sol cercano aún desde las antípodas,

hazte en mi pecho sueño celeste

y aun con leños estériles

quémate en los hornos de mi interior.

Quiero cambiar las horas frías,

cuando caigamos juntos en la copa

de la tierra seremos fragancia

de sahumerio evaporando  al cielo

llama de iridiscencia eterna.

 

Desde la antigua pira en la roca

seremos alas de golondrinas

soliviantando lejanías.

Nos fundiremos en roja savia

hasta ser sombra en la foresta

y lábiles por las raíces sumergidas

emergeremos en las ramas como dos hojas en flor.

 

 

 

De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS- a publicarse julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU

Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Poemas de ricardo alvarez@blogspot.com

Todos los derechos reservados a editorial palibro

 

 

 

De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS- a publicarse julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU

Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.