Poeta del Silencio

MADRUGADAS DESNUDAS

Madrugadas desnudas al beso del alba,

vertidas de luz a oscuras del sueño,

fuí tan solo el pensamiento inherente

de tus ruidosos insomnios,

nada queda en silencio cuando abres tus ojos 

y me encuentras despierto anclado a tu alma.

 

Quieta y sencilla 

como encenadas cristalinas pacientes y calmadas,

trinos y ríos melodía en alboradas,

siente mi voz entre el eco de las madrugadas,

te alienta el deseo si vives por mi,

vivo por ti y sumerjo mis días a tus sueños.

 

Que el viento desenrede a las hojas

mientras mis manos te enredan a mis brazos,

la lluvia moja el viento

mientras mi calma seca tus lágrimas,

fuego desciende del cielo en ardor veraniego

mientras asciende mi sombra para asirte a mi refugio,

madrugadas desnudas quiebran tu plácido dormitar

mientras una mirada mía construye la realidad con tus sueños.

 

Madrugadas desvestidas por caricias solares,

trajes nocturnos huyen repentinos sobre tu almohada,

residente de la noche cuando vivo en tu recuerdo,

nada queda en silencio cuando abres tus ojos

y me encuentras despierto anclado a tu alma.

Comentarios1

  • Ecina

    Que hermoso sentimiento...asi me siento de vez en cuando



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.