argantonio

El paraíso

El sueño de un buen musulmán

es disfrutar de una lluvia eterna

disponer de una bendita cisterna

como lo es atrapar el sol para un alemán.

 

Imagínate una rumorosa cascada

caudalosa en un bosque tropical

para ser igual al paraíso terrenal

solo necesita el contacto con tu amada.

 

Ese lugar existe en el recuerdo

no está ni cerca ni lejos

pues siempre me acompaña.

 

Afirmo lo dicho y no estoy ni loco ni cuerdo

allí conviven jóvenes y viejos

sin viajar a ninguna tierra extraña.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.