Claudio Batisti

¡Dime! (sexta rima)



 

 

¡Dime!, sabré realmente en que medida

aquel primer encuentro en primavera;

fue sueño o recordar una salida

o un rumbo donde un ciego se libera.

Comienzo de tormenta repetida

o ingesta liberal y borrachera.

 

¡Dime! La ruina llega hasta tu calle

la cañada, los grillos, la espadaña,

buen refugio nocturno que detalle

que traen a ti hambruna y la cizaña.

Y el día en los albores de la calle

atrae a ti la iglesia que acompaña.

 

¡Dime!, cuanto acontece en tu vacío,

primavera de tu cerezo rosa

y la flor pretenciosa del rocío

la veo que calla fría y silenciosa.

Como mármol tallado, duro y bravío

que asemeja la efigie de una Diosa.

 

- Dime!, sigue la traza de tu vela

en tu falda que aún la veo en vuelo

con el cuerpo sutil de una gacela,

en esa boca muda sin consuelo.

Que parece soñar y me encarcela

con que dolor me hace hacer tu duelo.

 

¡Dime!, aunque no llegues al final

en el último andén, hincado quedo,

junto a ti en este rumbo demencial

donde acudí y te hablé con mucho miedo.

Te zaherí, grité hasta el fin igual,

y aún no sabes bien adonde quedo.

 

¡Dime! fatal amiga el tiempo vuela,

cada promesa tuya sin un beso

sin la palabra tierna que desvela

y por ese silencio sigo leso.

Habló tu boca que me dijo... cela,

y mi labio cerrado quedó preso.

 

Claudio Batisti

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Me encanta el contenido de tus letras de amor y la genial manera que tienes de escribirlas, estimado poeta y amigo Claudio
    Un placer haber leído tu poema.
    Saludos de amistad.
    El Hombre de la Rosa

    • Claudio Batisti

      Estimado amigo El Hombre de la Rosa.
      Celebro que mis letras sean de su agrado, como también será un placer leerlas suyas, de momento quedo en deuda que prometo saldar a la brevedad. Cordiales saludos. Claudio



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.