Carlos Miguel Moreira

Me cansé de esperar

Me cansé de esperar

La piel se volvió pergamino

Se pegó a mis huesos

Mis ojos dejaron de buscarte entre la gente

Mi esperanza se convirtió en soledad

Se apagó la luz de mi sol

El frío llenó mi alma

Me dispuse a morir

Pero otras manos tomaron las mías

Manos que me dieron amor

Y otra vez me dispuse a vivir



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.