Ruth García

Nuestro encuentro.

Tienes la terquedad que me excita,

las manías más manipuladoras,

me controlas con tu boquita,

como negarme a tus caricias.

 

Me tocas y el tiempo se detiene,

cada roce congela la piel,

destruyes mi sistema inmune,

con esa boquita ¡ se llega otro nivel!.

 

Disfrutar el beso que recorre mi cuerpo,

con esas caricias traviesas hurgando mi sexo,

el nivel sube cada que pasa el tiempo,

se siente la intensidad dentro del nexo.

 

Tienes una habilidad de convencimiento,

que inútil es negarme a caer en tu juego,

me subes y bajas con sublimes movimientos,

la noche es fría ¡pero aquí dentro!, se siente el fuego.

 

Tequila, sal y limón sobre tu piel varón,

deleite de mis papilas gustativas,

pecado divino el quitar el cinturón,

para disfrutando de tu hombría tenaz.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.