José Siles

El  ayer del poniente

Ayer me buscabas,

lo sé...

 disparate bífido

a través

tras los pasillos sin pecho

cosidos al suelo

...del museo alcohólico.

 

Ayer me buscabas

lo sé,  espejo sin alas

ayer buscabas al niño perdido

y encontraste el yacimiento expoliado

del caballo

olvidado en un pliegue maldito

...del alma.

 

Al corcel, que no recordaba

solo le quedaban

azul su lomo

de vara conglomerada

su crin de plástico despintado

unas riendas de cuero cascabeleras

y un rostro triste

...y desdibujado.

 

Sólo yo recordaba lo que fue

y lo recordaba mejor que el niño

esa criatura furtiva

galopando hasta un hartazgo

que nunca  alcanzaba

...al  jinete de la vara.

 

Quién apresará mi última mirada

cuando sobre mi lomo azul

se precipiten podridas

 las riendas exhaustas tras dirigir

sin ton ni son

tanto trote recorriendo

...una vida sin laurel

 

Las riendas se precipitarán

podridas tras tanta existencia

vertiéndola sin tapujos

a un nuevo y hermoso vacío

engalanado de cascabeles

oxidados

enmudecidos

pero venerados aún

quién será capaz

...quien

a un vacío

sin riendas, sin caballo, sin niño

a un vacío

...El VACÍO.

 

 

En: Procolo del hastío. Madrid: Vitruvio.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.