José Miguel

Fragilidad II

La jaula despluma

Aunque sus barrotes

Sean de algodón, y las

Aves sean mansas.

La jaula agota aunque destile agua.

El ave ya no vuela, no escapa,

Aunque la puerta esté abierta. Se le ha olvidado

Volar, ya su cuerpo pesa.

Pero canta, canta el ave a un solo viento



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.