Jose Adolfo

La masacre de Cantaura

Como ayer

hoy la niebla

Cómplice

Cubre el campamento

 

Las luciérnagas 

Trasnochadas

Aferradas

Entre grillos 

Pájaros

Anunciaban el tragico amanecer 

Apenas humeante 

El fogón 

Presto a la primera colada

Alargaba agonías 

 

Felinos

Insurgentes 

El estruendoso estallido

Mil pedazos chamuscados 

Era la cesación de la vida

 

Ocurridas siluetas de ternuras

Con el anhelo abrazo de seres queridos

Apresuradamente buscaron el abrigo vital

Insinuante 

El tableteo de la muerte

Iniciaba la carnicería

Escasos 

Heroicamente aferr a os a la vida

Cazaron encarnizados combates

El enjambre siniestro de impecables botas

Bajo el mando del general

El manto gris del universo 

Tétricas naves

artilladas iniciaban la macabra refriega

Desorbitados ojos bajo la hojarasca

Regaban su llanto

Eran retoños de vida

Testimoniaban los tiros de gracia

Órdenes del alto mando

Desgajando existencias

Fue la masacre en los yerbajos changuarriales

Ha quedado en la memoria contra el olvido

 

A 36 años de la fatídica madrugada del 4 de octubre de 1982 en el oriente venezolano

 

José Adolfo Araque Rey

Poeta venezolano 

Un Oasis Comprometido 

Honor y Gloria a los caídos en combate

 

Comentarios2

  • Alberto Escobar

    Se masca la tragedia en el preludio de la masacre. Un abrazo para ti y para tu pueblo, que sufre ahora el peso de la estulticia política y la miseria.

    • Jose Adolfo

      Saludos afectivos Alberto _ Gracias hermano

    • María Isiszkt

      Muy triste suceso, que pena sucedan estas cosas, y sigue sufriendo tu pueblo.
      Saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.