William Irving Howard Lopez

Vida es juego.

 

 

Tiremos  desde el  punto de partida

con las vidas en nuestras manos

cual piedras o balines,

¡suerte!

el turno de tirar es mío

y tiro contra vos a eliminarte…

¡falle!

es tu turno de tirar contra mí

a eliminarme…

¡fallaste!

es mi turno nuevamente

esta vez no debo de fallar,

es mi vida la que está en juego.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.