Fatima Ale Hernandez

Abuelita

Yo no vi galletas ni tejidos,
Más bien, anonas y caimitos
No tuve chocolate caliente ni
Cuentos al dormir
Pero sí muchos chistes
E historias de ayer
Historias sin tiempo ni lugar
De personas quien sabe donde están
Aprendí a amar los perros
Y a escuchar sin hablar
A leer las nubes y la lluvia
Los nuégados con atol y
La semita
Aprendí muchas cosas
de mi amada abuelita

Comentarios1

  • gaston campano

    Las abuela siempre nos dejan una senda de queridos recuerdos.
    Un beso de aquellos años.

    • Fatima Ale Hernandez

      Así es, su recuerdo será imborrable aunque ya no estén físicamente con nosotros. Muchas gracias



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.