Rosa Violenta

Lucero del alma

Llegaste de repente

lucero del alba

con dulzura insolente

jurando que te esperaba.

 

Convencida de aquello

mi amor otorgue

a la proclamación y el destello

y a tu luz me entregue.

 

Como cada amanecer

de mi fuente bebias,

regresabas cada anochecer

sediento de alegrias.

 

Lucero del alba 

a quien dedico mis besos,

dueño del alma 

de este amor confeso.

 

...pero hay pena negra!!

al descubrir en un juego

que el que creía mío era

en otras ventanas ardía fuego.

 

El cardón que floreció

entre las espinas,

este amanecer padeció

sus dolorosas agonias.

 

Dejando una espera fría

un amanecer sin cielo,

sal de los ojos corria.

¡¡Que pena alma mía!!

 

 

 

Comentarios3

  • Amalia Lateano

    Esta vez sí que me quedé con alborozo con tu obra y aplaudí
    durante todo el camino, en imaginación y agradable arrobamiento.
    Cuando me alegra y me conmueve con cada palabra
    como un territorio y existencia cierta, se valora el texto.
    Eso experimente.
    Besos.
    Saludos infinitos.
    Amalia

  • JAVIER SOLIS

    Como cada amanecer
    mi amor otorgue
    Pero descubrí con tristeza
    que el que creía era mío no lo era

    entrega total y lamentos posteriores.
    Con cariño
    JAVIER

  • Javier Ascanio

    regresabas cada anochecer, sediento de alegrias.
    De tal manera vuelven mis pupilas una y otra vez a recorrer el valle de tus versos, estimada Rosa Violenta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.