Andres Eloy Forero Terrasi

MOMENTO DE LA PRUEBA

Quien alegue el cumplimiento de una obligación se encuentra en el deber de probarla; tú obligación es ser mía porqué mi deber es ser tuyo!

 

Comenzaré contestando la demanda, tú demanda, es tan peculiar la forma imperativa como me exiges placer, placer que otorgaré en contestación minuciosa con lupa;

 

pasando mis manos a un milímetro de tú piel dejando oportunidad que recrees la sensación, sinestesica eres logrando percibir las sensaciones de ambos en vivo, tú olor, mi olor;

 

luego se proseguirá con la Promoción, allí probaré y te probaré la capacidad de mi gusto por tú piel, rozando tú labios, cuello, vientre, hasta llegar al portal de las sensaciones que se encuentra en diferentes tonalidades, lo haré deseoso por quince días sin perder oportunidad;

 

tendrás tres días para dar oposición, pero oposición que no tendrás ganas, probaré con creces la solemnidad de las mismas que la resistencia será nula dando movimientos sollozos y no precisamente de llantos;

 

luego tú la jueza de éste momento de probarnos no tendrás más opción que admitir... y de allí darle paso a una evacuación de todo con espasmos de tú vientre, piernas y manos apretando las sábanas que no te han dejado levitarte y que la contundencia del exponente contribuyó a que pasará de ser un momento probatorio a un momento de vida!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.