Ernesto Nexticapa Javier ( Escritor Nocturno)

ÁMAME

Envuelve mi alma en tus sápidos besos
aquellos que con su dulzor dan vida,
y revolotea con tus embelesos,
aletargada queda suspendida.

¡Oh náyade! Dormir, verte en mis sueños
y contemplar el fulgor de tu esencia,
que desbordan tus ojos risueños
cascadas claras, plúrima sustancia.

Conjuga poesía que nace de tu boca
llena mis madrugadas con tu versar,
vierte con tu rocío que desemboca
en las playas donde reside tu mar,

perderme en el valle de tu vientre
recorrer los senderos de tus montes,
un brillo pintara los horizontes
y el alba prendido a tu piel me encuentre.

Un arco iris el paisaje ornará 
con velos matizados por tus manos,
traspasando el sentir de los humanos
sempiterno amor nunca acabará.

Ante ti claudica mi imperfección
limites de mi mortal condición,
calla los ecos de aquella irrisión
a los fantasmas de este corazón.

¡Ámame! Contigo volar al cielo
dejaré el sucio plumaje en el suelo,
que tu divinidad anule el duelo
y avive de ti zarza del anhelo.

¡Ámame! Hada jovial, primorosa
en la estación benevolente y lustrosa,
donde tu perfume oh flérida rosa
transforme suspiros en mariposa.

¡Ámame! Si el viento deshoja el árbol
en tu mirar encontraré un verso callado,
un momento mágico y encantado
y el horizonte plasme un bello arrebol;

¡Ámame! En el invierno violeta
la época cuando el sol menos destella,
en los últimos brillos de mi estrella,
tu huella, inmortalizada en el poeta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.