Federico Joel

"Autoarresto domiciliario"

Son cuatro paredes
En las que estoy encerrado
Puedo salir, pero no quiero,
Es mi "autoarresto domiciliario"

Tengo libros de estudio,
Que leo y no entiendo, 
Era bueno en cada ciencia
Pero la esencia se fue perdiendo.

Por lo tanto, leer tales libros 
Se me hace desagradable,
Pierdo mi mente en videojuegos
Y, aunque estoy serio, sonreiré 
Cuando ella me hable.

Quiero emprender un viaje,
Y alejarme de la vida,
Sin morir, no malentiendas, 
Sólo ir por una salida. 

No hablo de la puerta de mi habitación, 
Esa es fácil de abrir y de cruzar, 
Hablo de una interna e imaginaria, 
Por la cual me podrían matar.

Pero si no muero al cruzar,
Moriré por un suicidio,
Debo empezar a caminar,
Estoy seguro que será más alivio. 

"Autoarresto domiciliario"
Es el título que le di a mi cabeza, 
Pero no fue idea mía,
Fue idea de terceros. 

Ya que, antes era distinto...
Y aunque creía haberme recuperado, 
Al parecer sigo igual, 
O tal vez peor. 

Escribo para desahogarme, 
Es que... no puedo contar 
Mi situación a otros, 
Me haría sentir egoísta. 

Hay personas que se preocupan,
Y estarían dispuestos a ayudar, 
Pero la confusión que llevo,
Es tanta, que tambien se pondrían mal.

No soy perfecto,
No soy bueno,
Ni tampoco malo,
Ni defectuoso.

Simplemente soy yo. 
Me han hecho daño, 
Y he causado más. 
Lo sé. 

...
He dejado de confiar en muchos, 
Y muchos más
Han dejado de confiar en mí.

Y los pocos que en mí confían,
Les doy mi agradecimiento,
Así como mis consejos...
Lamentable, los suyos 
Muy poco me sirvieron.

Todo está oscuro, 
Siempre es de noche en la prisión virtual.
Pero cuando salga el sol,
Prometo que allí estaré. 

Hay muchas telarañas 
Todas rodean la celda imaginaria.
Si sólo tuviera una escoba...
Sacaría todas de una sola vez.

Ya que por su culpa, 
He deteriorado a mis emociones,
NECESITO UNA SALIDA.
Estoy sofocado...

Tanto que ya me acostumbré,
Y las manos rodeando mi cuello
Se volvieron cómodas o será que,
Ya aprendí a convivir con ellas.

Aprendí a falsear mi sonrisa, 
A falsear mis pasos, 
A falsear mis emociones, 
Y mi vida.

Si me conocieras, 
Pensarás que soy un tonto. 
Pues, tengo prácticamente todo. 
Pero pocos días siento felicidad.

Pocos días siento 
Satisfacción por mi.
Ya que cada cosa que hago
Sólo es otro fracaso.

Voy a intentar salir
De esta prisión mental. 
Creo saber cuál es la solución,
Pero, ha decir verdad, tengo miedo.

Miedo de que sea sólo otro fracaso.
Miedo de lastimarla,
Espero ella logre entender,
Porque sé que los demás no lo harán.

Comentarios1

  • Santiago Esquivel

    Me ha encantado desde el título hasta el punto final. Es, simplemente, hermoso.

    Un saludo!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.