Andres Mauricio Romero Cruz

Numerada en terceto.

Yo podré ser el veintidós o el veinte,

¡qué importa!, pues solía ser el tres

como la dialéctica del que miente.

 

Cuatro cuando en esta praxis mundana

son dos los que fugazmente en la cama

se pierden con ánimo de ser uno.

 

Tres, si relegaran lo positivo.

Dos, son los irracionales que olvidan.

Uno, pues perdiendo tiempo se oxidan.

Cero, será irreal y negativo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.