Al Duborg

Adiós ave del paraíso

La tierra nos pide a gritos

que se encienda la razón

¿o no tienen corazón

los desalmados  “benditos”?

 

No más discriminación

por intereses absurdos

parecen ser los escudos

que protegen la extinción

 

Contaré lo que ha ocurrido

con el ave “Patuanillo”

que tuvo el pecho amarillo

ya no hará jamás su nido

 

Rogó para no morir

se llevó su canto el viento

pagó bien caro el sustento

no es vida para vivir

 

¿Quiénes son los animales?

 son humanos contra hermanos

procedimientos tiranos

los convierte en criminales

 

Pájaro del paraíso

te borraron del paisaje

sin retorno en largo viaje

¿quién autorizó el permiso?

 

Una partida en mala hora,

con tus alitas azules

el eterno cielo ondules

mientras la autora te llora



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.