Potro Estepario

El último adiós

He decidido obsequiarte mi despedida,
¿qué antes lo he intentado?,
es cierto, pero no hay cabida
para otro perdón.

 

Aquellos días en que te encontré
en mi ser fugado,
pensé en darte espacio en mi corazón,
porque el alma noble te miré…
Creí que el amor te había cambiado
para quererme a mí con duradera pasión.

 

El sol luminoso y la luna escondida
pasaron por el horizonte encantado.
Se había enmendado la manta raída
de nuestra afligida relación.

 

Con la verdad, tu mentira quebranté.
El deseo de placer atado
a tus brazos con traición.
No me querías es lo que noté
y un propósito embarcado
en la banalidad es tu canción.

 

¿Qué si fui feliz?
Sí, pero ya no recuerdo
hace cuanto lo fui.
No hay más qué compartir,
sólo mi último adiós.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.