W.P. Lopez

Una simple sonrisa que se extraña

Mujer, mujer, a que te dedicas tú, 

cuando no estas atormentando un alma, 

alma que no puede defenderse de tus miradas. 

 

Un alma atrapada en tu aroma, 

que es tu mundo de codicia y arrogancia 

que alimenta tu ego y destruye tu alma. 

 

¡Desconozco a esa mujer! 

una simple sonrisa te envolvía el alma 

pero le daba respiro, ahora quiere más. 

 

¿Dónde quedó esa sonrisa? la cual me envolvió, 

esa sonrisa, sencilla y arrulladora 

¿quién sabe? Espero volverla a ver. 

 

Escrito: 19/01/2018 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.