Tamiz

Padre Otoño, no tardes.


AVISO DE AUSENCIA DE Tamiz

 

 

 

 

 

Padre Otoño, deja al árbol desnudo

mostrar oscuras ramas en el cielo,

quita sus hojas, llévalas al suelo,

que penetrando en él lo fertilicen

para que pueda dar vida de nuevo.

 

Danos, Otoño, pronto, tardes grises,

con nubes en un cielo amenazante

que al final no descargue su tormenta;

tenues amaneceres sigilosos,

dramáticos ocasos tras tus tardes.

 

Da tiempo, Otoño, al sol amable,

la música, la danza, la poesía,

la pintura, a contemplar el arte,

da su lugar a la melancolía.

 

Muéstranos la ciudad con luz distinta,

pon otra luz en la flor y el paisaje,

da tu tiempo al amor, la compañía,

a la brasa, al rescoldo, a la ceniza.

 

Padre Otoño, es la hora, preséntate,

no tardes, que el verano ya asfixia.

 

Comentarios1

  • Tamiz

    Desde un Sur, castigado por un verano que se prolonga en el otoño, que impide usar las horas por el calor en exceso, se espera al otoño, el climatológico, así.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.