Eber R. Guerrero

Mi mil amores...

Quise morir un segundo
mil veces en un día,
pero los vientos no dejaban
marchar esta hoja seca.
Soplaron los vientos arduos
a remolones de mi destino,
me llevaban sin tino
por la vida marchita y cruel.
Los maldije tanto tanto
que me canse de hablar
y cuando callaron mis labios
fue porque otros labios
me hicieron callar.
Eran dos líneas ondeadas
de gran belleza estética
que murmuraban amores
que adornaban las flores.
Pedí al viento una tregua
para admirar su hermosura
dije "yo me quedo con ella,
y prometo vivir sin mesura"
Pues como odiar la vida,
como cargar los problemas
si con tan solo observarla
estos se convirtieron en alas.
Parlamento de voces sonoras
llamaron su nombre en coro
sus ojos me observaron,
no podría medir su amor en oro.
Esa mujer se volvió mi tregua
mi fiel espesura de girasoles
y por ella doy mi poca vida,
muchacha eres tú mi mil amores.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.