Ecina

“ Añoranza de ti...”

 

 

Despierto atolondrada con el inmenso deseo de tenerte

y me encuentro que en mi mente siempre estas presente.

Agonizante y sin cesar mi corazón desvive por tu amor.

 

Cuando dejo de añorarte, llegas de repente y esa luz

 radiante se hace más prudente.

 Como logro que mi alma deje de amarte,

si ni siquiera puedo dejar de pensarte.

 

Que cada instante el deseo de abrazarte y besarte me desgarra por dentro.

La verdad de todo es que ni siquiera estas cerca,

solo es mi mente alucinante y terca.

 

 Esa que se aferra sola al recuerdo de aquellas noches

del timbre melodioso de su voz, que decía:

"Despierta mi reina es la hora del Amor"

 

Que recuerdos, tanto tiempo, parece una eternidad

                                                                                y de mi vida jamás te iras.                                                                                  



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.