Nahir Arreygada

Despierto y soy mujer.

 

Abro los ojos,

ya sin vida.

Leo mis nombres en noticias.

Tapo golpes.

Coso heridas.

Limpia, cura y siempre olvida.

 

Sangra el mundo donde nace.

Nadie oye, ni nos miran.

Veo mis rostros en todas partes,

Oigo llantos y susurros,

Me perdí en un instante.

En este mundo absurdo

 

Sobre cuerpos

Mis hermanas son cenizas.

Soy sangre y carne abierta.

Te perdono,

Ya estoy muerta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.