J.R.Infante

Te confieso



Te confieso que he pecado

                    contra el décimo mandamiento,

derramé todos mis besos en el brocal

ardiente de tu cintura

-pómulos de carnaval-

dejaste corretear mis dedos

por el entresijo de tu piel de nácar,

se me durmió la lengua

escalando a pulmón libre la

nívea geografía, oasis de mis sentidos

y sentí posarse

una mariposa iphiclides libando despreocupada.

El interior de mi cuerpo

era volcán, lava, fuego.

Ni triste uniforme de invierno

ni aroma de recatados vaqueros,

piel con piel,

febril lucha grecorromana

batalla henchida de labios

rebosantes de salina.

Nunca fue mi mano tan diestra.

Abejarucos en vuelo

buscan donde cobijarse.

su voz, me resulta conocida.

Si debo pagar estoy dispuesto,

mi caballo enjaezado.

Mándame cerca del mar,

allí donde las dunas me recuerdan

tu figura.

Comentarios3

  • Yamel Murillo

    Preciosa caricia al alma, poeta. Un abrazo

  • J.R.Infante

    Muchas gracias. Yamel. Me alegra que te haya gustado. Besos

  • leonardogaribellogarciagomez

    Muy buen poema Sr. infante

    • J.R.Infante

      Muchas gracias, Leonardo. Seguiremos con el quehacer po├ętico. Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.