Benito Lucero

En una tarde asoleada

En una tarde asoleada, tranquilo y feliz, mirando

El paisaje me siento vivir, disfrutando del silencio

Y de mi propia compañía de entre mis labios se

Escapa una sonrisa.

 

En una tarde asoleada vi pasar a la vecina, una

Joven muy bonita, solo mirarla me alegra el día,

Sentí una brisa fresca recorrer mi cabeza, miré al

Cielo a las nubes viajeras que no se detenían,

Respiré y me dije ay que dicha.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.