Jose Luis Posa Lozano

EL ALMA EN UN PUÑO

 

Hoy me he levantado con el corazón encogido

con el alma en un puño y los ojos sangrantes

uno de esos días en que brilla el sol en el cielo

pero las sombras te oscurecen el sentido

 

Días de pena negra, preñados de presagios,

de mareas infectas que emponzoñan el pecho

arrasan tu playa y cubren la arena

de escombro y chapapote.

 

Entonces me refugio en tu regazo

como un niño aterrado,

y lloro mis fantasmas acunado en tu pecho

sintiendo tus manos peinando mis cabellos

espantando mis quimeras al calor de tus besos.

 

Te necesito tanto, que sin ti no hay vida

sin ti solo hay vacío, abismo sin medida

cada latido de me corazón cansado

se refugia en el nido soñado de tus senos

 

Cuando la galerna desguaza mi velamen

y no quedan estrellas para guiar mi viaje

tus ojos son los faros que me marcan el rumbo

hacia el delta añorado donde encallar mi nave.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.